30 nov. 2011

Emilio Alonso Pimentel (Periodista y escritor)

Emilio Alonso Pimentel es madrileño de nacimiento aunque su pasado capitalino es del todo circunstancial ya que, a los pocos días sus padres fijan residencia por tierras gallegas, por diferentes localidades, Santiago de Compostela, A Coruña, Lugo y, por supuesto, Vigo, uno de los polos ochentenos mas importantes que, junto a Valencia, País Vasco, Barcelona o Granada, giraban en torno al epicentro de todo, al Madrid de la movida. Emilio Alonso ha cristalizado en 'Vigo a 80 revolucions por minuto', una crónica de lo mas exhaustivo donde, además de desmenuzar el “leif-motive” del asunto, aporta un buen puñado de grupos con datos de lo mas interesante.

Para empezar nos gustaría saber donde empieza todo, hasta que punto te implicas en la movida viguesa y por qué decides embarcarte en una obra literaria de este calado.

Siempre digo que estaba en el sitio adecuado y en el momento adecuado. En los 80 estaba en Vigo y trabajando en la radio (Radiocadena Española, que después se fusionó con RNE) y no podía ser ajeno a lo que estaba sucediendo en la ciudad. El primer programa que hice fue Montaje Curioso, junto a Pilar Coñesaña, periodista de Faro de Vigo, y Antón Cancelas, pinchadiscos de la famosa discoteca Kremlin. Después inicié aventura en solitario con A Trincheira, programa que se convirtió en un referente, no sólo en Vigo sino en casi toda Galicia. Pero de esto no he sido consciente hasta hace poco tiempo. Durante aquellos años fui acumulando unos interesantes archivos, que incluyen dossieres de prensa de grupos musicales y otros asuntos que me interesaban, todos los fanzines y revistas que se hacían en Vigo, muchísimos del resto de Galica y España.. maquetas -conservo una caja con 101 cassetes con casi doscientas grabaciones de grupos vigueses, gallegos, portugueses y españoles-, etc. etc. Aunque todo estuvo a punto de irse a la basura en cada mudanza que hice en los últimos 20 años, que no fueron pocas, al final lo conservé. Algunas personas me animaron a que escribiese el libro y, finalmente, en marzo de 2010 le hice la propuesta a Edicións Xerais, que acogió la idea con entusiasmo. Desde entonces estuve trabajando en ello. No sólo utilicé mis archivos sino que, como la memoria es frágil, repasé la prensa de aquel tiempo: toda la colección de Faro de Vigo de aquella década, ya en fechas más concretas rebusqué también en La Voz de Galicia, Atlántico Diario y otros periódicos y revistas gallegos y españoles. Ypor supuesto, una inmersión en los archivos del Ayuntamiento vigués, con los que quedé muy decepcionado por la ausencia de material que yo creí debería estar allí.

¿Cómo está siendo la acogida del libro, dentro y fuera de tierras galegas?


Sinceramente, no tengo ni idea de las ventas. Sé positivamente que el libro estaba siendo muy esperado, que incluso hubo gente que preguntaba por él antes de que saliese debido a mis apariciones en los medios de comunicación. Esto indica también el interés de laprensa en el asunto, quizá porque, 30 años después de aquellos sucesos, por fin aparece un libro sobre el tema. Realmente es sorprendente que hasta ahora no se haya escrito nada sobre la movida viguesa. Lo único son pequeñas referencias en lirosr sobre la movida madrileña -breves y confusas- y algunas notas en Internet -también poco interesantes. Lo más extenso que he visto son unas páginas en la web abiertas por un impostor que dice ser el "portavoz" de la movida viguesa, como si la movida fuese un grupo armado revolucionario o la conferencia episcopal. Este advenedizo e indocumentado, como se suele decir, "ni estuvo allí, ni se le esperaba", cosa que se percibe por los muchos errores y falsedades que se pueden leer en esas páginas. Por otra parte, los documentales que se han hecho sobre el asunto -tres, de los que yo he visto dos; el tercero es obra de la productora de Antón Reixa- son también muy flojos. Me llama la atención, y ya que lo preguntais, el interés que está despertando el libro fuera de Galica, pues no sólo vosotros sois los que os habeis hecho eco de la publicación. Puedo citar a Fanzine León, un par de emisoras catalanas, el programa La noche en vela de RNE 1... y hasta el Museu del Rock de Barcelona.

‘Vigo a 80 rpm’ es el segundo libro que se publica en poco tiempo (junto a ’75 anos de pop, rock e malditismo na musica galega’; Fernando Rego, Toxosoutos, 2010), curiosamente, en vuestra lengua madre, en gallego… ¿alguna razón en concreto?

Podría decir simplemente ¿por qué no? No sé cuales fueron los motivos de Fernando. En mi caso, soy absolutamente bilingüe y trabajo con una editorial, Edicións Xerais, que publica exclusivamente en gallego y donde ya he publicado una novela, Mercurio, ganadora de la VIII edición del Premio de Novela por Entregas de La Voz de Galicia (2008). Creo que no está de más que en Galicia intentemos normalizar la utilización del gallego, lengua que está siendo muy maltratada por las instancias oficiales, muy especialmente por la Xunta de Galicia del PP. Escribir en gallego sobre un fenómeno cultural gallego -aunque la lengua más utilizada durante aquellos sucesos fuese el castellano- me parece de lo más normal y apropiado. Insito que al gallego hay que cuidarlo y creo que gracias al tema de esta publicación habrá gente que lea por primera vez un libro en gallego... ¡una pequeña victoria! ¿Publicarlo en castellano? No descarto esa posibilidad, pero es un asunto que no me preocupa y que dejo al criterio de los editores. Eso sí, creo que, aunque no fuese un best-seller -tampoco lo será en gallego- tendría unas ventas aceptables.

Anton Reixa o Julián Hernández; Miguel Costas o Flechi; Alberto Comesaña o Luz Casal. Por citar media docena galleg@s ilustres entre tantos que hubo (y que hay), cuéntanos acerca de tus preferencias.

Mmmmmh! Me meteis en un lío, que puedo quedar mal con alguien. En todo caso, de los que citas, me interesan/ron todos excpeto Luz Casal, quien, por otra parte, no tuvo nada que ver con la movida y es gallega por accidente, como yo marileño. Alberto Comesaña me pareció un gran show-man, pero su música dejaba mucho que desear, fuen una anécdota pasajera, un puro divertimento por su parte. En todo caso yo he sentido siempre devoción por Nicolás Pastoriza, el mejor compositor pop de la ciudad y líder de bandas como Los Buzos, Bromea o Qué?, La Marabunta, Ectoplasma... Otros grupos que me gustaron y que tuvieron mala suerte fueron Moncho e mailos Sapoconchos, Los Cafres y Desertores, además de otras bandas que no llegaron a grabar disco: los ya citados Los Buzos, Los Culpables, Las Termitas, El Acto, Movimiento Inmóvil...

Como en cualquier punto de nuestra geografía, en los 80 proliferaron los locales donde tocar, los fanzines, las maquetas “encassettadas”, pero hablando un poco de esto último, ¿qué cadenas radiofónicas y/o programas a nivel local fueron los que mas apoyaron el fenómeno que se estaba viviendo?


Es feo que yo lo diga porque estoy implicado en ello directamente, pero fue fundamental para la promoción de la música y otros elementos que compusieron al movida las emisoras públicas, es decir Radiocadena Española y RNE. Por otra parte, esto no es extraño: las emisoras públicas están para eso, para difundir lo que hacen los ciudadanos. Como ya dije, el primer progama que hice, Montaje Curioso, fue importante, pero más lo fue A Trincheira, debido a su difusión. Se escuchaba más allá de Viana do Castelo, Portugal, por el sur, y más al norte de Santiago de Compostela. Era, además, un programa diario de cinco horas. El resto de las cadenas eran comerciales, con radio-fórmula y sólo pequeños programas puntuales dedicados a la movida. El apoyo de la radio pública a la movida -viguesa y gallega- se dio en toda Galicia. En A Coruña, por ejemplo, hubo excelentes profesionales, como Marcos López, Peque Pernas o José Manuel Louro, con programas como Rompeolas 981 o Augas Atlánticas; en Ourense tenía programa diario Charly Domínguez, bajista de Los suaves, etc. También TVE en Galicia hizo un buen trabajo, con algunos programas temporales y el concurso Racha coas ondas, del que yo fui guionista y co-presentador. A partir del 85, fecha de su nacimiento, la radio y la televisión autonómicas también jugaron un pequeño papel, pero, como quien dice, llegaron un poco tarde.

¿Se prevé algún tipo de promoción allende las fronteras gallegas?


Lo dejo en manos de la editorial. Creo que no estaría de más presentar el libro en "plazas" como Madrid o Barcelona, pero tiene el handicap de estar escrito en gallego.... y aunque hay gallegos hasta en la luna, quizá no tenga mucho sentido.

Por último, ¿En qué estas trabajando ahora?

Ahora mismo estoy un poco volcado preparando anotaciones para el blog vigo80rpm.blogaliza.org, un blog que complementa y enriquece el libro con material que no incluí en él. Como ya dije, mis archivos son notables y quedan en él muchísimas cosas que considero pueden ser interesantes para estudiosos de la movida viguesa o, simplemente, para curiosos. También intento acabar una novela, la continuación de la ya citrada Mercurio. Cometí el error de decir en algunos medios que habría continuación y casi adquirí el compromiso de escribirla.... Es broma, la verdad es que me apetece escribirla, y de hecho está bastante avanzada y totalmente esquematizada. Pero llevo dos años con ella y, por una cosa u otra, el trabajo se ve interrumpido. Por ejemplo, desde marzo de 2010, he tenido casi dedicación exclusiva a Vigo a 80 revolucións por minuto... a eso y a buscarme chapuzas para sobrevivir, que soy uno de los cinco millones de parados de este país.

Muchas gracias y hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario